Qué debes evitar en los productos para el acné

En un artículo anterior sobre cosmética coreana para el acné, ya comentamos la importancia que tenía la elección de los productos para el acné en función de sus ingredientes principales. Algunos de los ingredientes que comentamos y que favorecen a los tratamientos para el acné son aloe vera, árbol de té, ácido salicílico…, etc. ¿Pero qué ingredientes hay que evitar en los productos para el acné?

En el siguiente artículo conoceréis los principales ingredientes que no deben estar presentes en vuestro tratamiento para acné. Como idea general, debéis evitar aquellos que contengan alcohol y que sean comedogénicos u obstruyan los poros de la piel.

 

Lista de ingredientes a evitar en tus productos para acné

Si sois de los que sufren acné, no os preocupéis en exceso, todos debemos cuidar nuestra piel ya sea una piel seca, una piel sensible, una piel con tendencia grasa… Las pieles con acné deben seguir cuidados específicos, pero hay que evitar intentar agobiarse, es importante prestar atención a los productos que utilizamos en nuestra rutina de belleza e intentar no desesperarse.

Aquí tenéis los ingredientes básicos que debes recordar y comprobar que vuestros productos para el acné no los contienen:

1. Fragancias. Muchos productos de cosmética desprenden olores para ser más atractivos para los usuarios. Sin embargo, lo mejor es utilizar productos que no tengan fragancias. No todas son igual de perjudiciales para pieles con acné, pero son más probables a provocar irritaciones en las pieles sensibles.

2.Aceites de oliva y de coco. Seguramente los ingredientes más sencillos de encontrar en gran cantidad de productos de belleza y cosmética, y muy recomendados para pieles secas y deshidratadas. Sin embargo no son una buena opción para el acné, ya que suelen tender a bloquear los poros y además, suele costar retirar de una forma eficaz los productos que los contienen, al ser estos más aceitosos. Pero no lo olvidéis, no por tener una piel grasa o acné no hay que hidratar la piel; existen productos con ingredientes que hidratarán vuestra piel y no la perjudicarán.

3. Siliconas: otro de los ingredientes a evitar en los productos para acné, ya que también favorecen la obstrucción de los poros y por tanto, una mayor concentración de grasa en la piel. Las pieles que tienen una constitución más gruesa sí pueden verse beneficiadas de la utilización de siliconas porque les puede aportar una textura mucho más suave y aterciopelada. Sin embargo, en el caso de las pieles con acné, el efecto es opuesto y pueden desencadenar una erupción de granitos.

4. Isopropyl myristate. Existen muchos tipos de químicos en los productos que no son recomendados para productos para el acné, sin embargo, como es muy difícil recordarlos todos sí es importante recordar los que son más frecuentes en la mayoría de los casos. Uno de ellos es el Isopropyl myristate, éster del llamado Isopropyl alcohol y uno de los componentes principales del alcohol común que utilizamos para uso doméstico.

El Isopropyl myristate un emoliente o humectante frecuentemente utilizado en los productos de cosmética, tanto para la piel como par el cabello. De esta forma no es de extrañar que sea fácil encontrarlo en jabones, lociones, maquillaje de ojos, productos para el pelo, etc.

No hay una ciencia cierta al 100% que confirme que su utilización provocará la aparición de granos o espinillas, pero ante la duda es mejor no utilizarlo.

5. Isopropyl isostearate. Este es otro emoliente que para pieles más duras puede ser apropiado para conseguir una piel más suave. Es el éster del alcohol y del ácido esteárico. Es un ingrediente no recomendado como producto para el acné porque es altamente comedogénico, es decir, obstruye los poros. Es fácil encontrarlo en productos de cosmética de ojos y para el cuidado de la piel.

6. Lanolina. Es materia grasa que procede de la piel de oveja. La lanolina es útil para suavizar la piel, sin embargo, sus derivados no son nada recomendables para las pieles propensas a tener acné.

Ésta es una breve lista que no debéis olvidar, sin embargo, lo ideal es que siempre intentéis consultar con un especialista ante cualquier duda o nueva adquisición en cosmética. La piel de cada uno es muy distinta a la de otras personas, y no hay que generalizar cuando se trata de un tratamiento para nuestra piel.

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia en nuestra web. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Gracias por ayudarnos a mejorar. OK Más información