Tela para kimono, ¿cómo escoger?

¿Qué tela para kimono es más adecuada? Esta pregunta tiene muchas respuestas, y algunas de ellas están relacionadas con el presupuesto que os queráis gastar y el cuidado que tengáis que hacer con la prenda.

Existen distintos tipos de telas para kimono: seda, algodón, poliéster, lana… ¿cuál es la mejor opción para esta prenda de ropa japonesa? En el siguiente artículo vamos a tratar de las principales diferencias que puede presentar un kimono según su tela.

Factores para decidir la tela para kimono

En este apartado, abordamos los principales puntos que tenéis que tener en cuenta.

  1. La época del año. Los yukata de hombre y los yukata de mujer están confeccionados en algodón. No es ninguna casualidad, ya que estos kimonos son los utilizados en las épocas más calurosas o en verano. Sin embargo, un kimono de lana, será más adecuado para las épocas más frías. Es decir, la estación del año en la que queramos lucir nuestro kimono será un factor clave para definir la tela para kimono.

  2. El presupuesto. Un kimono de seda es más caro que un kimono de algodón o un kimono de poliéster. La utilización del poliéster en la confección de kimonos ha sido toda una revolución, tanto por sus precios (mucho más competitivos), como por la amplia variedad de estampados y telas.

  3. El cuidado del kimono. Los kimonos realizados en poliéster o algodón son los más fáciles de cuidar y lavar, es decir, tienen un mantenimiento mucho más sencillo, y esto también hay que tenerlo en cuenta. El kimono no es una prenda que se pueda guardar directamente en el armario, hay que conocer cuál es la mejor forma de guardarlo para prolongar al máximo su buen estado.

El kimono confeccionado en poliéster es ideal para uso diario. El kimono de seda es el que requiere un mantenimiento más elaborado, seguido por el de lana y en último lugar, el algodón y poliéster. De todas formas, no hay que preocuparse en exceso por este tema, os recomiendo que consultéis en la tienda donde compréis vuestro kimono, cuáles son los cuidados que necesita esta prenda. Si queréis conocer algunas tiendas, podéis consultar el artículo comprar kimono japonés.

Ejemplos de tela para kimono

¿Cuándo debo escoger una tela para kimono estampada?, ¿cuándo una tela para kimono d de un solo color?

La elección del estampado o de una tela lisa, dependerá del uso que le queráis dar a vuestro kimono. En el artículo sobre kimono de mujer y kimono de hombre, ya vimos que además del kimono largo y más tradicional, también existe la chaqueta haori. El haori es una de las opciones que más éxito ha tenido en occidente porque es muy versátil, fácil de combinar, ideal para eventos, fiestas, para el día a día, etc. En occidente, la elección de nuestro kimono se realiza en función de nuestros gustos personales, sin embargo, en Japón, los kimonos tradicionales se escogen en función del tipo de evento o situación  a la que se deba asistir. Por ejemplo:

  • Kimono negro para luto
  • Telas para kimono muy vistosas en el caso de los kimono furisode
  • Kimono monocolor (iromuji) para tomar el té
  • Etc.

Es decir, si vais a Japón o es un evento formal, sí os recomiendo que os informéis previamente del protocolo.

Cuidados del kimono según la tela para kimono escogida

Para que tengáis una idea, aquí aportamos algunas notas generales. Sin embargo, os recuerdo nuevamente la importancia de consultar en la tienda cuál es el cuidado más adecuado para la prenda, ya que cada kimono es único y pueden existir importantes diferencias entre kimonos que puedan parecer iguales a simple vista.

El siguiente listado incluye el tipo de tela para kimono de menor dificultad de mantenimiento, a la de mayor dificultad. En todos los casos siempre hay que evitar el contacto directo con el sol.

Poliéster o sintéticos

  • Previamente a su lavado, podéis frotar con un cepillo con jabón para ropa delicada aquellas zonas que presenten suciedad.
  • Se puede lavar a mano o en la lavadora. Se recomiendan programas cortos, ya que no es un prenda que esté especialmente sucia. Si lo laváis en la lavadora, mejor no mezclarlo con otras prendas. También se recomienda doblarlo y meterlo en una bolsa de rejilla que se suele utilizar para ropa delicada.

En el caso de lavar a mano, no es necesario frotar demasiado.

  • No utilizar elevadas temperaturas (no más de 30 grados), y lo ideal es utilizar agua fría.  Se usa un detergente suave o el que utilicéis para ropa delicada.
  • No se recomienda utilizar secadora.
  • Se puede planchar para eliminar las arrugas.
  • Guardar en posición horizontal.

Algodón

  

Ya hemos comentado antes que el yukata es también uno de los kimonos más fáciles de utilizar y mantener. Por estos motivos, los cuidados son muy similares a los comentados en el punto anterior para los sintéticos.

Lana

  • Es importante airear el kimono una vez utilizado.
  • Al ser de lana, se puede llevar a una tintorería. Consultad también si se puede lavar en seco.
  • Para el planchado, no hay que olvidar que se debe colocar una tela o paño sobre el kimono, de forma que la plancha no toque la tela del kimono directamente.
  • También se guarda en posición horizontal, y si se puede, utilizar un envoltorio concreto para kimonos (consultad en la tienda).

Seda

Si se tiene cuidado y no existen manchas, lo ideal es lavarlo con la menor frecuencia posible. Los kimonos de seda son muy valiosos, pero al mismo tiempo delicados, ya que algunos pueden llevar incluso su tela pintada a mano.

Cuando aparece una mancha, no se recomienda frotar la zona, ya que los kimonos de seda suelen ser de sedas antiguas delicadas, y el frotar puede comportar desteñir la prenda o deteriorarla. Para que os podáis imaginar la complejidad e importancia de un buen cuidado del kimono, antiguamente para lavarlo, se descosía la prenda y cada parte se lavaba de forma independiente.

Con los kimonos se deben tomar precauciones para evitar que se estropeen. Por ejemplo:

  • Ventilar el kimono cada vez que se utilice (entre uno y dos días).
  • No utilizar perfumes.
  • No mojar la tela y si ocurre, no frotarla con jabón o alcohol, para que no se estropee.
  • Si queréis plancharlo, debéis utilizar la misma medida que comentábamos con el kimono de lana, es decir, utilizar un paño para que la plancha no esté en contacto directo con el kimono.
  • Se debe guardar en posición horizontal con un papel concreto para guardar y preservar los kimonos de la humedad.

¿Conocíais los factores que hemos mencionados para seleccionar la tela de vuestro kimono?, ¿qué tipo de telas os gustan más para esta prenda japonesa?

 

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia en nuestra web. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Gracias por ayudarnos a mejorar. OK Más información